Una chica de historieta

Yo estaba en una de esas apps de desahogo con un nombre falso, escupiendo mis fantasmas, cuando ella me escribió. Cada palabra suya era un reclamo a la vida. Sin saber quién era juraba quererme. Me insistía. «No lo hagas, por favor, te quiero». Y yo sin comprender cómo se puede querer a lo desconocido. […]