Anomalía

Cuando padeces de alguna anomalía: gordo, feo y poeta; necesitas hablar mucho y hablar bien; hasta que ella se decida, impresionada, a preguntar por tus estudios universitarios. Y tú, melancólico, le respondas: «nunca fui a la universidad». Jugará con los pensamientos intentando analizar tanta desnudez en una sola persona. Abrirá también sus ojos catastróficos para […]