fool-1476189_1920

La voluntad de vivir, de la que hablaba Schopenhauer, hace que intentemos buscarle sentido a toda actividad humana, cuando, si las analizamos a profundidad, carecen de todo sentido. Los que somos conscientes de dicha verdad vivimos en la disyuntiva del abandono o la ocupación en tareas que, aunque triviales, debemos hacerlas para poder sobrevivir.

Hay personas como yo que no resisten la idea de vivir porque sí, de aceptar al mundo y conformarse con la parte podrida de la manzana que no estaba precisamente en el huerto del Edén, sino en el culo de un cerdo. Es entonces cuando nuestros pensamientos devienen ideas autodestructivas, incluyendo el suicidio. ¿Qué sentido tiene todo lo que hacemos? No hay trascendencia ni siquiera en el amor, ese desperdicio de tiempo producto de procesos neuroquímicos. ¿Para qué seguir un día más en este mundo cuando podríamos estar un día menos?

Publicado por Alejandro Poetry

Un costal de carne y hueso, prescindible; rumbo a la Nada. Y tú, vienes conmigo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: