¿Sabes? Digo, ¿sabes algo? No contestes. Claro que sabes. Todo el mundo sabe algo. Pero yo, yo no sé una mierda. ¿Entonces no todo el mundo sabe algo? No es que me sienta una mierda. ¡Cállate! Déjame terminar de hablar. Quiero decir que ignoro muchas cosas. Cosas que me fueron negadas por mis deficiencias cognitivas. ¿Comprendes? Mira, digo, escucha, o sea, lee, o qué sé yo, usa tus sentidos para comprenderme. De verdad, necesito que me escuches, o que me leas, o que me ayudes. ¡Ayúdame! No me dejes solo. No, ¡espera! Tú no existes. ¿O sí? Ven a salvarme. ¡Sálvame de la soledad! Por favor, te lo suplico, sálvame de esta desnudez. ¿Qué quieres de mí? No tengo nada que ofrecer. Tu ayuda debe ser desinteresada. Por amor a ti. Ven. Ahora. A. Salvarme. Por favor.

Publicado por Alejandro Poetry

Un costal de carne y hueso, prescindible; rumbo a la Nada. Y tú, vienes conmigo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: