Ahora que me amputo el corazón me pesas más en el pecho. ¿Qué se supone que deba hacer? ¿Esperar(te)? Se erigen sueños donde una dictadura comunista amenaza con expropiación. Estamos sucios y rotos. Yo más roto, tú menos sucio.

¿Cómo correr hacia tus brazos estando preso en esta isla jaula? ¡Ven a rescatarme del totalitarismo!

Ámame, con la misma intensidad con la que mis palabras atraviesan este cristal. No permitas, muchacho, que la distancia lance contra nosotros todo su odio. Amémonos hasta el hartazgo.

Que el primero que deje de amar, cierre la puerta.

Anuncios

Publicado por Alejandro Poetry

Un costal de carne y hueso, prescindible; rumbo a la Nada. Y tú, vienes conmigo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: