Especialmente hoy me siento más salvaje que nunca. Salvajemente solo. Salvajemente hastiado. Salvajemente envidioso de los pájaros porque vuelan. Salvajemente a merced de la desidia y el desconsuelo de estar lejos de todo y de todos. Es esa distancia que mantengo con el Otro lo que me acerca al precipicio de la soledad y me aplasta la cabeza lentamente.
Si pudiera, abriría una campaña en “gofundme.com” para que me donen brazos y abrazos. Y al que le sobren besos: que me los tire a la cara, que me rieguen el pelo y me desordenen la boca. ¡Mierda! ¡Lo que daría por un amigo a estas horas!

Anuncios

Publicado por Alejandro Poetry

Un costal de carne y hueso, prescindible; rumbo a la Nada. Y tú, vienes conmigo.

Participa en la conversación

3 comentarios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: