Me estremece la nostalgia por una vida no vivida. No sé si “nostalgia” sea la definición correcta a esta sed de vida que a veces se confunde con el violento deseo de morir. Por otra parte, me siento culpable por crímenes no cometidos. Un psicópata al acecho, un muchachito prescindible que busca su lugar entre cuerpos masacrados. ¡No puedo con tanta locura! Mis piernas son frágiles como las manos de mi madre. ¡Madre, te desprecio! Mi regalo a tu “regalo de la vida” es mi muerte antes que la tuya.

Anuncios

Publicado por Alejandro Poetry

Un costal de carne y hueso, prescindible; rumbo a la Nada. Y tú, vienes conmigo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: