aborto

El aborto no solo debería ser legal sino obligatorio. Bien que podría instaurarse la Dictadura del Aborto. Siendo yo, por supuesto, su principal líder. El fidelito castro del aborto. El hitlerito de la vasectomía, para que el único cometido de todo rabo suelto sea el de dar y recibir placer, no el de arrojar al óvulo a quien no está pidiendo venir en la paz de la nada. Y en el caso de que sucediera lo contrario, la mujer no solo será obligada a abortar, sino a cumplir junto al macho una condena de privación de libertad, quién sabe en qué mazmorras y bajo qué condiciones.

Los pobres, ¡pobre del pobre que engendre!

Anuncios

Publicado por Alejandro Poetry

Un costal de carne y hueso, prescindible; rumbo a la Nada. Y tú, vienes conmigo.

Participa en la conversación

3 comentarios

  1. Atrevido, contracorriente. Y me gusta como está escrito. Solo por eso, sin entrar en más consideraciones, celebro a un tiempo tu relato y la libertad de la literatura. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: