gay-4193278_1920

Estoy enfermo de bisexualidad. ¿Quién me curarááá? Como dice la canción. ¿Cuál canción?

Me gustan las pingas y las chochas. Estas últimas más que las primeras. 90% vulvas, 10% penes. Vulvitas y penecitos. Llamar «vulva» a una Chocha, o «pene» a una Pinga es restarles valor.

A ver, pronuncien conmigo: PIN-GA. CHO-CHA. Muy bien. Ahora pongan en práctica lo aprendido. La próxima vez que vean una pinga o una chocha, piensen en mí, dedíquenme un pensamiento.

¿Ser bisexual me hace maricón? Bueno, medio maricón, ¿no? Mitad maricón, mitad macho de pelo en pecho. Gay no, maricón. A ver, pronuncien conmigo: MA-RI-CÓN. Muy bien. Cuando tengan experiencias homosexuales piensen en mí, dedíquenme un pensamiento.

Ojo, no me confundan con los payasos que salen con las banderitas de colores a desfilar por el «día del orgullo». Orgulloso estaría yo si pudiera meterles una patada por el culo, aunque no creo que eso les incomode.

¡Ya salí del clóset! Yo nunca he estado en el clóset, porque ser bisexual o no, me importa una pinga.

Publicado por Alejandro Poetry

Soy Alejandro Huerta, autor de “Amor y angustia”. Disponible próximamente en formato ebook y papel. Sígueme en Instagram: https://www.instagram.com/filosofiasucia/

Participa en la conversación

3 comentarios

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: