Una chica de historieta

alone-2666433_1920

Yo estaba en una de esas apps de desahogo con un nombre falso, escupiendo mis fantasmas, cuando ella me escribió. Cada palabra suya era un reclamo a la vida. Sin saber quién era juraba quererme. Me insistía. «No lo hagas, por favor, te quiero». Y yo sin comprender cómo se puede querer a lo desconocido. Esa osadía de regalar amor sin saber quién está del otro lado. Pero a ella parecía no importarle. «Te necesito», creo que dijo alguna vez. En mi agonía intentaba vislumbrar qué clase de persona es capaz de perder su tiempo pretendiendo convencer a un pesimista que viaja con su suicidio en el ojal. «¡Elsa, me llamo Elsa!, ¿y tú?».

Me llamo Alejandro, Elsa; y me parces fantástica, fantástica porque tienes que ser un personaje de historieta. Cualquiera hubiese pasado de mí, pero no sé qué carajo viste para irrumpir en mi agonía. Dices que ya lo habías soñado. ¿Raro, no? En todo caso una pesadilla.

Fuiste una llamarada en medio de la nada, despejando la oscuridad. Y aunque yo estaba decidido y lo intenté, gracias por ofrecerme tus palabras la noche en la que casi pierdo la vida.

 

Anuncios

1 comentario en “Una chica de historieta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close